Bajo las “dos Torres”, dos españoles entrelazan su aventura con dos personajes históricos: la señora Cornelia Bentivoglio y el mismísimo Alfonso de Este (II), duque de Ferrara. La descripción de unos detalles de la ciudad y de sus porches dejan pensar que Cervantes debió conocerla.

Bologna

Guárdalo en tus preferidos: 

… pero, antes de volverse, quisieron ver todas las más famosas ciudades de Italia; y, habiéndolas visto todas, pararon en Bolonia, y, admirados de los estudios de aquella insigne universidad, quisieron en ella proseguir los suyos. Dieron noticia de su intento a sus padres, de que se holgaron infinito, y lo mostraron con proveerles magníficamente y de modo que mostrasen en su tratamiento quién eran y qué padres tenían; y, desde el primero día que salieron a las escuelas, fueron conocidos de todos por caballeros, galanes, discretos y bien criados.
(La señora Cornelia, 1573)

Que ver

torre garisenda y torre de los asinelli en bologna

La Torre Garisenda y la Torre de los Asinelli en bologna (foto de BSayler, flickr)

Bologna es conocida como “la docta” por su antigua Universidad, “la roja” por el color de sus edificios y la tradición politica de izquierda y “la gorda” por su inolvidable gastronomía.
Es una ciudad de elegancia y cultura, buena cocina y buena gente, acostumbrada a ser acogedora por la presencia de una Universidad activa y atractiva desde la edad media, hogar de estudiantes que llegan de muchos lugares. Sus característicos pórticos abovedados (casi 40km) tuvieron origen en la misma epoca, construidos como consecuencia de la ampliación de los edificios para dar hospitalidad.

De las antiguas torres que se levantaron a partir del siglo XII, por contra, solo quedan pocas: la Garisenda, con su vertiginosa inclinación y la cercana torre de los Asinelli en la plaza Ravegnana son una referencia para cualquier visitante de la ciudad.

¿Como organizar un recorrido por esta ciudad? Quizás empezando por la Plaza Mayor y la básilica di San Petronio, iglesia nunca acabada pero majestuosa y bellissima. Aquí, en 1530, Clemente VII coronó a Carlos V como emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. Su puerta, realizada por Jacopo della Quercia, y el Palacio del Podestà nel lado norte de la plaza realizado por el arquitecto Aristotele Fioravanti, fueron encargados por la familia Bentivoglio en la época en la que gobernó Bologna y dio a la ciudad una incomparable imagen renacentista.

Piazza San Petronio en Bologna

Piazza San Petronio en Bologna (foto de Michele Ursino, flickr)

El Palacio Accurso (siglos XII-XV) y el Palacio del rey Enzo concluyen el marco de la plaza central de Bologna, a lado de la que se queda la famosa imagen de la fuente del Neptuno.
Uno de los rincones que más queremos de esta ciudad es la Basilica de Santo Stefano, una estratificación de siete iglesias que crea un complejo religioso único y misterioso. El espacio silencioso de su plaza se transforma cada semana en un lugar vivaz y divertido, cuando aquí establece un mercado de grandes y pequeñas antigüedades de mil colores.

Volviendo al arte, es necesario encontrarse con las obras esculturales de Niccoló dell’Arca y Michelangelo en la Iglesia de Santa Maria de la Vita y en la Iglesia de Santo Domingo, así como tratar de cojer una de las raras ocasiones para visitar el Colegio de España, que guarda un rico fresco de Annibale Carracci. Sin olvidar el Palacio Archiginnasio y su Museo Anatomico, la Biblioteca Salaborsa y su ricas exposiciones, la histórica libreria Zanichelli.
Luego dejémonos traer por los reflejos de la luz entre los porticos, por los sabores de una comida conocida a lo largo del mundo (solo hablaré de tortellini, mortadella, tigelle y gnocco fritto), por la originalidad y la elegancia de muchas tiendas y por la vitalidad de las calles de la zona de la Universidad. Y mucho más.

univesidad de Bologna

“Alma mater Studiorum”, la Universidad de Bologna

Retrato de la familia Bentivoglio por el pintor Lorenzo Costa

Retrato de la familia Bentivoglio por el pintor Lorenzo Costa, 1488

¿Quién fueron los Bentivoglio, aquella familia de la que tomó su nombre la Señora Cornelia de la novela ejemplar de Miguel de Cervantes?
El apellido Bentivoglio apareció en Bologna a partir del siglo XIV. Una leyenda cuenta que su fundador fue el hijo del rey Enzo, hijo él también del mismo Federico II, encarcelado y muerto en la ciudad. Estaba enamorado de una campesina llamada Lucia, a la que se dirigía diciéndole “Amor mio, ben ti voglio” (“Mi amor, quiero tu bien”).
La familia Bentivoglio adquirió un poder decisivo sobre la ciudad en 1402, y lo mantuvo hasta 1507, año en el que fue expulsada de Bologna y fue destruido su majestuoso palacio renacentista, que se encontraba en la zona del actual Teatro Municipal y de los Jardines del “Guasto”.
“No hay mayor desastre en la historia del arte que la llamarada de odio que destruyó el edificio Bentivoglio”, dijo Cecilia M. Ady hablando de la destrucción de la Domus Aurea de los señores de Bologna por parte del pueblo animado por Ercole Marescotti y Camillo Gozzadini.
La casa de los Bentivoglio en Bologna fue el lugar donde principalmente se expresó el gusto de la familia por el arte y el mecenatismo. Fue erigida en “estilo florentino” y pintada con “muy nobles historias” por los primeros artistas de la ciudad, Francesco Francia y Lorenzo Costa.
El palacio fue derribado hasta los cimientos, y en su sitio se quedó un cerro de detritos, que desde entonces se llamó el Guasto.

El 14 de marzo de 1401 el Legado Pontificio fue sacado de Bologna y Giovanni I Bentivoglio se hizo Confalón de Justicia a vida. Después de su muerte la familia siguió reinando sobre la ciudad bajo el mando de Anton Galeazzo, cuyo cuerpo descansa en el sarcófago de 1435 (obra de Jacopo de la Quercia), en la iglesia de San Giacomo Maggiore, luego de Annibale, matado por la familia Canetoli en 1445, y luego de Sante, que garantizó a los boloñeses un largo período de paz y es recordado para haber dibujado el grandioso sistema del alcantarilla de la ciudad. En 1462, año de su muerte, Giovanni II Bentivoglio se convirtió en señor de Bologna y siguió mandando la ciudad durante más de cuarenta años.
Bajo su gobierno la ciudad entró definitivamente en el Renacimiento, no sólo en el campo del arte, sino en cada otro aspecto de la vida social y cultural, también gracias a un nuevo equilibrio político y diplomático establecido con los demás estados italianos.

Se dice que los Bentivoglio transformaron Bolonia de ciudad “de madera y paja” en una “de piedra y ladrillos”. En estos años las intervenciones urbanísticas fueron notables: es suficiente pensar en la creación de la plaza Calderini, de las Volte dei Pollaroli, de los espacios enfrente de las iglesias de San Salvador y San Martino. La construcción de iglesias y edificios y su enriquecimiento con nuevas obras pictóricas y decorativas dieron un nuevo rostro renacentista a la ciudad. Sobre esta nueva etapa de desarrollo artistico se dio nuevo impulso al estudio de las ciencias: se mejoraron las enseñanzas de la medicina, de la filosofía, de la astronomía, cuyo gran representante fue Girolamo Manfredi, y se encontraron en Bologna personajes como Giovanni Pico de la Mirandola y Niccolò Copérnico.

También llegaron a la ciudad diferentes artistas: unos pintores de la Escuela de Ferrara como Niccolò dell’Arca, que trabajó a la maravillosa arca marmórea que guarda los restos de San Domenico en la homónima iglesia y Aristótele Fioravanti, el arquitecto que planeó y realizó el imponente porche del Palazzo del Podestà; también se encontró en la ciudad Michelangelo, mandado por Giulio II a Bolonia y llamado a ejecutar los dos ángeles del sepulcro de San Domenico.
La señoría de Giovanni II coincidió además con la introducción en Italia de la prensa a tipos sueltos. Ésta incrementó todavía la producción de libros, que desde la edad media y gracias a la universidad, había ya transformado Bologna uno de los principales lugares de su producción en Italia.
Fue en el último período de su señoría que Giovanni II Bentivoglio, bajo la influencia de la mujer Ginevra Sforza, cometió más que unos errores. Se transformó gradualmente en un tirano en la gestión de los asuntos ciudadanos y se comportó ambiguamente con respecto a los demás estados italianos. El casus belli, que llevó a la enemistad definitiva con las otras familias nobles boloñesas, fue la matanza de 240 miembros de la familia Marescotti, mandada por Giovanni II por temor que Agamennone Marescotti quisiera tomar el poder en Bologna. Pasó entonces que en 1506 los boloñeses ayudaron las tropas de papa Giulio II a anexar Bologna al Papado. Giovanni II, junto a la mujer Ginevra y a sus hijos, huyeron de la ciudad. En 1507, a consecuencia del intento de los hijos de Giovanni II de retomar el poder, el pueblo boloñés destruyó el Palacio Bentivoglio.
Después del fin de la hegemonía de los Bentivoglio Bologna quedó anexa al Estado de la Iglesia hasta 1796, año de la invasión napoleónica.

En el mes de agosto de 1488 el pintor ferrarese Lorenzo Costa firmó el gran cuadro representante la entera familia de Giovanni II Bentivoglio a los pies de una Virgen en trono, para la capilla de familia en la iglesia de San Giacomo. Siete chicas a mano izquierda, bonitas y serias, sin sonreír. Cuatro chicos a la derecha con la misma actitud. Ginevra Sforza, mujer de Giovanni e hija de Alessandro Sforza, está representada con las manos llegadas en ruego, el marido un rostro sombreado por la barba y los ojos huidizos.

Colegio de los Españoles
Colegio de Espana en Bologna foto de Biopresto wikimedia commons

Colegio de Espana en Bologna (foto: Biopresto, wikimedia commons)

El Real Colegio de España fue fundado por el Cardenal Egidio Álvarez de Albornoz y Luna, (Cuenca 1302 – Viterbo 1367) como sede de una universidad en donde estudiantes españoles se formarían para luego ejercer cargos de responsabilidad en España.
Gil de Albornoz puso su formación política y militar al servicio del estado pontificio a lo largo de toda su vida, participando en varios acontecimientos con el objetivo de restaurar la autoridad en los Estados Pontificios. Por esta razón fue llamado a viajar en Italia a partir de 1350, dando prueba de sus capacidades en diferentes ocasiones.
Un enlace entre Gil de Albornoz y la ciudad de Bologna se estableció en el mes de octubre de 1359, cuando fue llamado a participar en la reconquista de la ciudad para incorporarla de nuevo a los territorios pontificios después de la tiranía de Giovanni Visconti da Oleggio y la conquista por el aragonés Francisco Blasco de Belvís.
Cuando Gil de Albornoz falleció en Viterbo, el 24 de agosto de 1367, llegó en herencia todo su patrimonio para la construcción de un Collegium Hispanicum en la misma ciudad, ya sede de la más antigua universidad europea.
Desde 1369, el colegio sirvió de referencia a otros que habrían de surgir en España, como el de la Universidad de Salamanca (1401), el Real Colegio Mayor de San Bartolomé y Santiago de Granada, así como los fundados en otras universidades españolas de los siglos XV y XVI.

gil de albornoz entrega capilla san clemente I

Gil de Albornoz entregando simbólicamente al Papa San Clemente I la capilla del Colegio de España en Bolonia, dedicada a dicho santo. Miniatura del códice nº 30 (Postilla in libros historicos Veteris Testamenti, Genesis-Liber II Esdrae), Biblioteca del Real Colegio de España en Bolonia (Italia) – 1475. (fuente: Manuel de Corselas, Wikimedia Commons)

El proyecto del Colegio es de su mismo fundador, quien encomendó la continuación de la obra a Matteo Giovannelli. Está estructurado en dos plantas con un patio central porticado, alrededor del cual se distribuyen las estancias y que conduce a la iglesia gótica. Las habitaciones de los estudiantes se asoman a la parte externa, que presenta una estructura fortificada y almenada; la fachada exterior fue sucesivamente remodelada en estilo renacentista. Esta estructura defensiva del conjunto evidencia el objetivo del colegio de gozar de una relativa autosuficiencia respecto a la ciudad. A pesar de esta autonomia, que todavía se conserva, la relación entre la ciudad y el Colegio siempre se mantuvo fuerte.

El edificio cuenta con un fresco en el pórtico de Annibale Carracci y otras obras pictóricas y esculturales de artistas de los siglos XV y XVI.
En 2012 el Real Colegio de España en Bolonia recibió el Premio Europa Nostra de la Unión Europea en la categoría conservación del patrimonio.

Alojamientos, restaurantes, tiendas y actividades


Agriturismo Casa Vallona

Via E. De Nicola, 10
40050 Monte San Pietro, Bologna
+39 346 27 11 243
web

Agriturismo Casa Vallona Bologna
  • edificio histórico

  • esmerada restauración

  • comida tradicional, con reserva

  • desayuno especial

  • actividades y estancias para grupos

  • conocimiento del territorio

  • inglés, italiano

  • 70€ con desayuno incluido

reserva ahora

Casa Valona es tierra, comida y descanso. La encontráis en un burgo del Appennino boloñés entre calanchi, bosques y viñas. Con amor y dedicación Chiara ha vuelto aquí, en la casa que fue de su familia desde el siglo XVII, siguiendo los pasos de su antepasados para ofrecer una segunda vida a lugares olvidados y destinados de otro modo a desaparecer. La agricultura es natural y la hospitalidad espontánea y estupenda. Venís allí a conocer.

Saber más

Bologna en el siglo XVI
Mapa de Bolonia en la Sala Bolonia, Museos del Vaticano, Roma

La Sala Bolonia es uno de los espacios más inaccesibles y fascinadores del Edificio Apostólico en Vaticano, situada entre los pisos privados del pontífice y los entornos de la Secretaría de Estado. Destinada en origen a ser un comedor papal, fue construida y decorada con ocasión del Jubileo del 1575 por voluntad del papa boloñés Gregorio XIII, Hugo Boncompagni. El grandioso espacio interior está pintado por los monumentales mapas terrenales y celestes que fueron realizadas para dar cuerpo a un ambicioso programa conmemorativo del pontificado gregoriano. Entre éste desprende el mapa de la ciudad de Bolonia, que es también la más gran representación de ciudad pintada en el Renacimiento.

veduta prospettica di bologna sala bologna musei vaticani

Libros y textos

La Sala Bologna nei Palazzi Vaticani. Architettura, cartografia e potere nell’età di Gregorio XIII
por Francesco Ceccarelli, Nadja Aksamija
Marsilio editore, 2012
pp. 220
ISBN 978-88-317-1122-7

La Ricostruzione 3D di Bologna nel XVI Secolo
por Marco Orlandi
Alma Mater Studiorum – Università di Bologna
Dottorato di ricerca in Storia e Informatica, 2012

Relaciones entre Bologna y España

España y Bolonia. Siete siglos de relaciones artísticas y culturales
por Amadeo Serra y José Luis Colomer (dirs.)
376 páginas, 271 ilustraciones
Edición en italiano y español
Coeditado por el CEEH y la Fundación Carolina, 2006
ISBN 84-934643-5-X

Relaciones artísticas entre España y Bolonia durante el siglo XVII
de David García Cueto (Tesi doctoral)
Departamento de Historia del Arte, Universidad de Granada, 2005

El Colegio de España de Bolonia y la literatura española
por Rinaldo Froldi
Edición digital a partir de Actas del Séptimo Congreso e la Asociación Internacional de Hispanistas: Venecia del 25 al 30 de agosto de 1980, Roma, Bulzoni, 1981, pp. 315-324.

Carlos V: la coronación del emperador
Reportage National Geographic España, 15 de febrero de 2017
En 1530 la ciudad italiana de Bolonia acogió una de las ceremonias más fastuosas del Renacimiento: la coronación de Carlos V como emperador, de manos del papa Clemente VII. El sueño de una monarquía universal parecía haberse realizado.

La señora Cornelia
Investigaciones

La Señora Cornelia
por Azorin
BIblioteca Virtual Universal
facilitado por la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes

Verdad histórica y verdad poética en La señora Cornelia
por Frances Luttikhuizen

Conocer Bolonia

Bologna Welcome

¡Viaja con Cervantes! Eliges un paquete: